Maravilla: Petra, la ciudad perdida

Con 40ºC a la sombra, nos despertamos en un hotel cercano a una de las paradas más emblemáticas de nuestro viaje. No sabía que esperarme, la verdad…pero he de decir que quedé maravillado. Entramos en un recorrido de unos seis kilómetros, con vistas a lo lejos de la tumba de Aarón, hermano de Moisés, y seguimos avanzando sin dejar de admirar las formas de las laderas a nuestros costados. Las construcciones más bonitas y que más abundan son tumbas, dependiendo la decoración con el poder económico de cada familia. En el camino no es nada raro encontrarse con los beduinos, árabes locales que todavía pueblan esas tierras. Llegamos al Siq, una zona en el que las altas paredes nos dieron aire por el largo pasillo que nos hacía llegar al lugar más conocido de la ciudad perdida: El tesoro de Petra. Nos quedamos maravillados no sólo con la imponente fachada, sino con el final del camino en el que el ambiente que se respiraba seguía siendo extraordinario. Buenísima experiencia, totalmente recomendable.

 

Anuncios

4 comentarios en “Maravilla: Petra, la ciudad perdida

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s