Flashes de Daytona

Hace algo más de un mes tenía lugar una de las citas imprescindibles del mundo del motor, y tuve el placer de vivirlo de primera mano en Florida gracias a mi amiga Lucia. Dicen que las células auditivas son de las pocas en nuestro organismo que no se regeneran, y, de hecho, según entre al circuito desde la organización me facilitaron unos tapones. No los usé, me gustó el concierto de las máquinas durante 24 horas. Discúlpenme los músicos y musicólogos por semejante afirmación, pero si John Cage presentó la obra 4’33” manteniendo al público, que había asistido a su concierto, en silencio durante cuatro minutos y treinta y tres segundos, ¿por qué no aceptar que el sonido provocado por una treintena de coches durante 1440 minutos no va a ser agradable al oído humano? En cualquier caso, les dejo algunas fotos (la mayoría, sino todas, son mediocres) de la carrera, en la que mi compatriota Fernando Alonso, consiguió la victoria con su equipo Wayne Taylor Racing. Extraordinaria experiencia, muy americana y, lamentablemente, muy poco ‘environmentally-friendly’.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s